Blogia
Mediatizados.com.ar - los intereses detrás de los multimedios

Sin libertad gremial en Argentina

CONFLICTO CON LOS TRABAJADORES DEL SUBTE

Gordos

Gerardo Martínez, Hugo Moyano, Armando Cavalieri, Oscar Lescano y Luis Barrionuevo son algunos de los gremialistas denominados "Los Gordos" que llevan más de 20 años en la conducción.

Nacieron con el objetivo de mejorar las condiciones laborales: trabajos dignos, jornadas de ocho horas, mejores salarios, participación en las ganancias, jubilación, obra social y vacaciones pagas, entre otras.  Pero su acción no se quedaba sólo en las conquistas sino que tendía a  garantizar y defender los derechos de los trabajadores. Federaciones, uniones, asociaciones, gremios, sindicatos: todos están en crisis en la actualidad. Cada vez son menos los ciudadanos que confían en estas representaciones y muchos más los que sospechan, con justa razón, sobre la connivencia de las organizaciones obreras con el poder político y empresario en perjuicio de los trabajadores.

                                                                             por Alejandro Costanzo

El conflicto de los empleados del subte en la Capital Federal pone en evidencia esta crisis de representatividad y la estructura perversa sobre la cual está montado el sistema gremial en Argentina. El 98 por ciento de los trabajadores de Metrovías han decidido por votaciones democráticas que la Unión Tranviaria Automotor (UTA) no los representa y por lo tanto quieren conformar un nuevo gremio. ¿Pero si es casi la totalidad la que manifestó la necesidad de un nuevo espacio de acción, cuál es el problema que paraliza frecuentemente los subtes de la Capital?

Existe una estructura perversa que se afianzó durante los primeros gobiernos de Perón y continúa vigente. En ella no existe lugar para un nuevo gremio que pretenda ser independiente y todos los que están deben converger en la Confederación General del Trabajo (CGT): la única organización que puede convocar a paros nacionales y discutir políticas obreras junto al gobierno nacional. El Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Trabajo, tiene la potestad de asignar la personería gremial: la habilitación para ser reconocido como tal por el Estado. Sin ella cualquier acción que se tome, como por ejemplo un paro, puede encontrarse fuera de la normativa y afectar al trabajador con severas sanciones.

En este sentido, luego de que los obreros paralizaran nuevamente el subte el 5 de noviembre pasado, la empresa Metrovías realizó una denuncia penal en su contra, informó por la noche el noticiero del Canal 7 del Estado haciendo referencia a los trabajadores como "rebeldes". Además se remarcó que el único gremio reconocido era la UTA.

Los empleados del subte reclaman algo muy simple: que el gobierno nacional le entregue la personería. Esto que parece una pavada esconde un sistema perverso y corrupto, con orígenes fascistas de la Italia de Mussolin, de la España de Franco, de la Alemania Nazzi o la Francia de Vichy, entre otros. En esos gobiernos se afianzó el movimiento denominado "sindicalismo vertical" que de algún modo eran controlados y dirigidos por el Estado autoritario.

Entre 1939 y 1941, Perón fue agregado militar de Argentina en la Italia de Benito Mussolini. Perón no ocultaba su admiración por el régimen fascista al que definió como "un ensayo de socialismo nacional, ni marxista ni dogmático." (...) En sus discursos de 1944 Perón planteaba la necesidad de integrar al obrero al sistema como un consumidor y, de esa manera alejarlo de la influencia revolucionaria. (Fragmento de Felipe Pigna, Biografías: Juan Domingo Perón / www.elhistoriador.com.ar)

Cuando Perón asume la presidencia disuelve el poder del partido laborista (integrado por los mismos trabajadores y organizaciones obreras que lo apoyaron) y cambia la cúpula de la CGT.  Así, conforma un sindicalismo obediente al poder del Estado con la excusa de que su gobierno iba a favorecer los intereses de los trabajadores y que por lo tanto no se necesitaba un sindicalismo opositor en la CGT. El peronismo fue importante en el crecimiento del movimiento obrero y sus derechos, pero también el excesivo personalismo de Perón hacía que la solución de los problemas gremiales se canalizaran más bien por decisiones de arriba y no por cuestiones más horizontales tratadas por los trabajadores. (Fuente: Felipe Pigna, Artículos: El sindicalismo, ayer y hoy / www.elhistoriador.com.ar)

Ante "la entrega y la traición del sindicalismo empresario argentino", el 14 de noviembre de 1992 se conforma la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) con la idea de instrumentar un nuevo modelo sindical basado en "la afiliación directa, una democracia plena y la autonomía política.", manifiesta esta organización en su página web. Han pasado los gobiernos de Carlos Menem, Fernando De la Rua, Eduardo Dhualde, Néstor Kirchner y Cristina Kirchner, pero ninguno de ellos quiere dar la personería gremial a la CTA. Esta organización logró un amplio consenso en todo el país con más de 240 instituciones adherentes -entre ellas ATE (Estatales) y CETERA (Docentes)- y por ello está en condiciones de tener el mismo reconocimiento que la CGT.

El 11 de octubre de 2008 la Corte Suprema de Justicia de Argentina dictaminó la inconstitucionalidad del art. 41 de la ley 23.551 que exigía a los delegados estar afiliados al sindicato con personería gremial y ser elegidos en elecciones internas. En aquel momento uno de los jueces de la Corte, Carlos Fayt, aseguró que de esta manera se rompía con el "monopolio" gremial de la CGT; y agregó que no hicieron más que respetar el artículo 14 de la Constitución Nacional y los tratados internacionales que Argentina suscribió con la Organización Internacional de los Trabajadores (OIT).

En el país han pasado más de 50 años de hegemonía, impunidad y corrupción sindical evidenciados hoy más que nunca en los lujosos autos importados que ostentan los dirigentes, su alto nivel de vida y las nefastas prácticas de elecciones internas que mediante patotas coartan libertades para que no se presenten nuevos representantes. Hugo Moyano logró celebrar junto a Cristina y Néstor Kirchner sus 20 años al frente del gremio Camioneros y además es el titular de la CGT. Armando Cavalieri lleva más de 20 años como líder de la Federación de Empleados de Comercio, Oscar Lescano tiene 26 años al frente del Sindicato de Luz y Fuerza y Gerardo Martínez suma 20 años como titular de la UOCRA. Estos son sólo algunos ejemplos de representantes sindicales enquistados en el poder.

Los trabajadores argentinos no pueden depender obligatoriamente de un solo organismo que los represente a nivel nacional: la CGT peronista. Bien digo, peronista, de esto no hay lugar a dudas. Pero ¿es el peronismo el partido que defiende a los trabajadores? Hay demasiados elementos para sospechar -casi sin temor a equivocarse- que el peronismo dejó hace mucho tiempo de tener esa cualidad.

La mejor defensa para los trabajadores son los propios trabajadores, es el partido de los trabajadores, el de la libertad de elegir y ser parte de una organización de la cual estén orgullosos de pertenecer. Los empleados del subte empezaron este camino de acción y esfuerzo conjunto, un ejemplo más para ser imitado por otros. Apoyarlos es creer en una democracia más sana que de prioridad a las libertades y no las someta, que comprenda a aquellos que con su esfuerzo sostienen la Nación, ya que sin libertad gremial no tendremos un país más sano ni justo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

MARIA ROSA -

coincido absolutamente con Maximiliano - Los trabajadores estamos totalmente solos, no tenemos quien nos represente y luche por nosotros; siempre la sombra del poder junto a la de la ideología política están presentes en todos los gremios, junto al poder de turno y los que terminan perdiendo son los obreros.

maximiliano Lanusse -

Esto pasa desde que Peron puso a la unica herramienta del obrero, del lado del poder. los gremios tienen que ser solamente de los trabajadores, y ellos tendrian que tomar como referentes, modelos exelentes como lo fue la CNT en España, o la FORA aca en Argentia.

Alejandro -

Hola Alberto,
Creo que la democracia sindical no es para un gremio en si, sino para los trabajadores. Si vos o tu gremio (conozco el caso) pueden formar uno nuevo que realmente los contenga no van a necesitar pertenecer ni a Suteba, ni a Cetera o cualquier otro que realmente no los representa y que se montan en viejas estructuras corruptas y fraudulentas. ¿cuántos trabajadores de la educación están interesados en participar de las acciones gremiales hoy dia? ¿cuántos se sienten representados? Creo que ese es el punto. Libertad para todos no para algunos, sino no es libertad.

Alberto V. -

HOLA, Y QUE LES PARECE QUE HABRIA QUE HACER CON LA CELESTE EN SUTEBA LA PLATA QUE COMETIO UN FRAUDE ESCANDALOSO?? LA VOLUNTAD DE LOS DOCENTES EN LA PLATA HA SIDO PISOTEADA. DEMOCRACIA SINDICAL EN EL GREMIO MAS IMPORTANTE DE LA CTA?? BIEN GRACIAS. SALUDOS ALBERTO
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres