Blogia
Mediatizados.com.ar - los intereses detrás de los multimedios

Diálogo con Ernesto Tenembaum

Ernesto Tenembaum en Radio Mitre, Grupo Clarín

Nació en La Plata en 1963. Sus padres eran militantes del Partido Comunista y lo llamaron Ernesto porque admiraban al Che Guevara. Asegura no profesar su religión judía ya que se define como agnóstico. En 1987 Horacio Verbitsky lo llevó a Página/12. “Admiro a Horacio porque está en un nivel periodístico y de dignidad superior”, decía algunos años atrás, pero hoy lo llama el “oficialista” de turno y lo compara con Bernado Neustadt. Antes pensaba: “Clarín representa al establishment nacional”. Ahora sostiene que “es una típica empresa argentina”.

En esta charla que mantuvo con Mediatizados, habla también del periodismo, de sus colegas, de “la familia progresista”, del Gobierno, de la Ley de Medios y de la Corpo.       

                                                                             por Alejandro Costanzo

A.C.: -Me gustaría comenzar preguntándote si se puede ser periodista y hacer periodismo en Clarín.

E.T.: -Creo que es difícil hacer buen periodismo en Clarín y en cualquier lado pero por momentos, sí, creo que se puede. Para mí el grupo Clarín es -simplemente- una típica gran empresa argentina. Las grandes empresas argentinas exitosas han conseguido favores de todos los gobiernos, han atravesado todas las épocas del país, inclusive las más horrorosas, y han sido manchadas por ellas. De muchas, el Gobierno no habla -como el Credicoop o el Ingenio Ledesma- porque son sus aliados o socios.

Sin embargo, en todos estos años, muchos periodistas de primera línea, y artistas ni que hablar, han -hemos- trabajado allí y en otras empresas igualmente cuestionables. Castelo, Tato Bores, Quino, Caloi, Magdalena, Guinzburg, Susana Viau, Hermenegildo Sabat, Nelson Castro, Marcelo Zloto, Barragán, Sandra Russo, Tognetti, Gvirtz, María Seoane, todo Página cuando lo compró Clarín y Barone durante la dictadura. Otros colegas, como Aliverti, laburan en medios de Manzano, y otros, como Victor Hugo, laburaron durante largos años para Vigil, que tuvo una complicidad aún más activa con la dictadura militar. 

A.C.: -Estoy de acuerdo con que muchos periodistas y artistas llevan en su currículum la marca de haber trabajado para Clarín o para algún empresario sospechado, inescrupuloso, corrupto. Y que existen aún empresas que han colaborado con la Dictadura y el Gobierno no las cuestiona. 

Lo que me llama la atención es que veas a Clarín como "una típica gran empresa argentina". Vos te formaste en Página/12, un periódico que surgió con la intención de generar una grieta en el discurso de Clarín y La Nación. Fue un grano en el culo y lo consiguió.Lanata era -como repite frecuentemente- uno de los pocos que hablaba cuando nadie lo hacía sobre lo peor del grupo Clarín: los hijos de Noble, Papel Prensa, el pacto con los militares, el ocultamiento de las torturas, secuestros y muertes. Los negociados y el lobby empresario para destruir a la competencia (otros diarios, otros cables, etc.).

Lo escuchaba con tremenda atención y satisfacción aunque sabía que era en vano porque ningún otro diario importante, ningún noticiero o periodista reconocido se haría eco de esa información. Jorge hablaba además del “pacto tácito” que tenían los medios para no dar información que pudiera perjudicarlos y él se jactaba de no ser parte de eso. ¿Por qué pasaba esto. Era -es- Clarín una típica empresa argentina más? ¿Qué cambió para que ahora tengas esta visión?

E.T.: -Creo que uno puede trabajar con dignidad en cualquier lado, si defiende su dignidad y eso lo creí siempre. De hecho, mis amigos de entonces son los de ahora. Y entre los treinta o cuarenta periodistas respetables de este país, todos sabemos quién es quién, quién se vende y quién no, quién es soldado de las empresas o de los gobiernos y quiénes no. Naturalmente, en estos tiempos la familia progresista se rompió: los que siguen al Gobierno están enojados con que nosotros sigamos haciendo periodismo y mucho más en que trabajemos para Clarín. Los entiendo. Este Gobierno ha despertado muchas pasiones y, a veces, es difícil entender la complejidad de los problemas. Ahora no dejan mucho lugar para trabajar. Si laburás en los medios de ellos no podes criticar al Gobierno. Es una vergüenza lo que hacen. Si laburás en los otros medios, donde sí podés criticar, sos cómplice de la corpo.

Pero, insisto, sobre si se puede hacer buen periodismo en Clarín, la respuesta es: muchas veces, sí, como en todos lados. Para muestra ahí está la investigación de Pablo Calvo sobre Glaxo, o la de Daniel Santoro sobre la venta de armas a Ecuador y Perú, o la de Telenoche Investiga y Miriam Lewin sobre el cura Grassi, o la aparición en Canal 13 del programa Kaos, que marcó un hito a nivel continental por la libertad con que se trataban los temas de diversidad sexual, o los programas de Tato Bores.

A.C.: -Yo entendía que tu punto débil, el de Lanata o el de Zlotogwiazda era trabajar para los dueños de América TV pero también tenía certezas -y así se comprobaban- que el periodismo que practicaban era el que venía de Página/12. No defraudaban a nadie que ya los conocía. Pero sobre todo tuvieron la oportunidad de mostrarles a muchos otros, a la sociedad argentina, que otro periodismo mejor era posible. Y esto fue trascendente, importante, único para el periodismo popular de Argentina. El poder los usó y luego los descartó pero ustedes dejaron una huella imborrable en la sociedad. 

E.T.: -Todos creemos que impregnamos a los medios donde trabajamos de nuestro contenido. Muchas veces lo logramos y otras veces no. Somos periodistas profesionales. Trabajamos para empresas. Es injusto asimilar a todo laburante a la empresa donde trabaja, y mucho más sólo a los defectos de la empresa donde trabaja. En los años noventa, cuando muchos de los oficialistas que hoy nos critican nos aplaudían, nosotros laburabamos para Eurnekián, luego para Ávila y luego para Manzano. No elegimos el sistema de medios que existe, pero hemos hecho y hacemos mucho por cambiarlo. Te concedo, por supuesto, que las empresas para las que trabajamos todos son nuestro talón de Aquiles, y depende de nuestra valentía conservar nuestra credibilidad pese a los lugares donde estamos. Por eso, acepto que las dudas son legítimas si están bien planteadas.

A.C.: -Los que trabajamos en comunicación sabemos mucho antes que existiera el Kirchnerismo lo que significa el grupo Clarín para la Argentina. La palabra "mafia" le queda chica. Hace años que ostentan el poder real en el país. Lo padecieron Alfonsín, Menem y De La Rúa. ¿No te parece valioso que un gobierno se haya decidido a enfrentarlos? ¿La Ley de Medios puede llegar a romper esa dicotomía (periodistas de la Corpo y oficialistas) y mejorar la actividad del periodismo?

E.T.: -No va a ser relevante. Lo único que importa es el laburo serio, acá o allá. Nuestro desafío es romper esa dicotomía y hacer buen periodismo. No se si lo lograremos hacer. Pero en eso estamos desde hace muchos años, y no creo que abandonemos esa idea. Y al que se haga menemista, macrista, kirchnerista, binnerista o lo que sea, y le moleste nuestras críticas, tendrá todo el derecho del mundo a desilusionarse y seguir a Gómez Fuentes, Neustadt, Verbitsky, o como se llama el oficialista de cada momento.

A.C.: -¿Pero es lo mismo el viejo decreto de radiodifusión que la nueva Ley de Medios?

E.T.: -No. Pero los cambios no me resultan relevantes y no me gustan para nada los objetivos de la política de comunicación del gobierno y mucho menos el contenido de los medios que maneja. Los medios se hacen laburando, no con leyes.

A.C.: -Bueno, dejemos la Ley. ¿Estás de acuerdo con esta frase de Lanata: "desmonopolizar los medios está bien aunque lo hagan los kirchner"?

E.T.: -Sí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

susan fress -

Hoy en twitter le apostó al chavo fushc que nunca habló mal de Victor Hugo Morales, y lo que dice en esta nota??? vamossssss

Mediatizados -

Sr. Sáenz Gustavo Omar, vecino de Ituzaingó, su comentario no nos molesta. Es más nos tiene sin cuidado porque roza la agresión personal. Pero lo que sí perturba es la cobardía de ocultarse bajo el pseudónimo "G". Sea más valiente hombre... En la vida hay que ir de frente.
Saludos.
Alejandro.

G -

Alejandro Costanzo...todas tus preguntas son absolutamente sesgadas y marcadas de antemano con una posición casi agresiva contra la corpo y todo eso q denominás grupo clarín y blablabla....y eso q en tu ¨editor¨ ponés q sos docente en Comunicación. Si como docente explicás de esta manera la manera de entrevistar....por un momento parecía q querías q ET te entreviste a vos para dar TU opinión. Te conviene hacer un blog solamente con tus opiniones, no te parece? abrazo grande!!!

Hu SZ -

Una pregunta relevante que habría que haberle hecho a Tenenbaum es la siguiente:

"En tu columna para un medio del grupo Clarín, ¿vos podrías hacer referencia a la actividad mafiosa de dicho grupo, de manera crítica o bien brindando información cuya publicación pudiera poner en riesgo los negocios del grupo?
Y si no es así, ¿cómo podés decir que sos un periodista serio?"

Osvaldo -

Todos los periodistas que participan desde el monopolio a desprestigiar al gobierno en cada uno de sus actos, representan lo mas exsecrable del periodismo y no detengo un minuto de mi tiempo a leer lo que opina o dice este personaje.

Ruben Américo Rodriguez -

Interesante entrevista y la sinceridad de E.T.
Faltaron algunos temas, como desocupación, salud, educación, proyecto X, etc. pero bue la próxima.

Yamila-La Plata -

Hay qente que tiene la extraña creencia que puede caminar por la mierda y no impregnase su olor.
Desagradable.

sara edith -

Me quedé con ganas de más: parto de creer que Ernesto T. sea honesto en lo que diga; también sé de su capacidad intelectual. Por ello me resulta casi incomprensible su actitud tan negativa hacia TODO lo que provenga del gobierno: en la misma nota hubo casi que "arrancarle" un reconocimiento acerca de lo positivo de la desmonopolización.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres